in

Cuatro expertos desmontan punto por punto las acusaciones del informe de Múnich contra Benedicto XVI

Cuatro expertos desmontan punto por punto las acusaciones del informe de Múnich contra Benedicto XVI

Los profesores y doctores Stefan Mückl, Helmuth Pree, Stefan Korta y Carsten Brennecke han hecho público un comunicado en el que demuestran la falsedad de todas y cada una de las acusaciones contra Benedicto XVI por su comportamiento en casos de abusos a menores del clero cuando fue arzobispo de Múnich.

L'articolo continua dopo questa richiesta di aiuto...
SOSTIENI GLI AMICI DI LAZZARO E QUESTO SITO.
Abbiamo davvero bisogno di te!
IBAN (BancoPosta intestato ad Amici di Lazzaro)
IT98P 07601 01000 0000 27608 157
PAYPAL Clicca qui (PayPal)
SATISPAY Clicca qui (Satispay)

(Infocatólica) Por su interés, traducimos al español el informe de los colaboradores de Benedicto XVI en el que replican a las tesis que acusan al papa emérito de no haber manejado bien casos de abusos por parte del clero

SOSTIENI QUESTO SITO. DONA ORA con PayPal, Bancomat o Carta di credito

   

Análisis de los hechos por los colaboradores de Benedicto XVI
Prof. Dr. Stefan Mückl – Roma (Derecho Canónico)
Prof. em. Dr. Dr. Mag. Helmuth Pree – “Ludwig-Maximilians-Universität” de Munich (Derecho Canónico)
Dr. Stefan Korta – Buchloe (Derecho eclesiástico)
Abogado Dr. Carsten Brennecke – Colonia (Derecho a la libertad de expresión)

En el informe sobre los abusos en la archidiócesis de Múnich y Freising se afirma que:

Joseph Ratzinger, en contra de lo que afirma en el memorando redactado en respuesta a los expertos, estuvo presente en la reunión del Ordinariato del 15 de enero de 1980, en la que se habló del sacerdote X.

Y se afirma que el cardenal Ratzinger había empleado a este sacerdote en la actividad pastoral, aun conociendo los abusos cometidos por él, por lo que habría encubierto sus abusos sexuales.

Esto no se corresponde con la verdad, según nuestras comprobaciones:

Joseph Ratzinger no tenía conocimiento de que el sacerdote X. fuera un abusador, ni de que estuviera incluido en la actividad pastoral.

Las actas muestran que en la reunión del Ordinariato del 15 de enero de 1980 no se decidió incluir al sacerdote X. en la actividad pastoral.

Las actas también muestran que en la reunión en cuestión no se discutió el hecho de que el sacerdote hubiera cometido abusos sexuales.

Se trató exclusivamente del alojamiento del joven Sacerdote X. en Múnich porque tenía que hacer terapia allí. Esta petición fue atendida. Durante la reunión no se mencionó el motivo de la terapia.

Por lo tanto, en la reunión no se decidió contratar al abusador para realizar trabajo pastoral.

En el informe de abusos de la archidiócesis de Múnich y Freising se indica que

Con respecto a su presencia en la reunión del Ordinariato del 15 de enero de 1980, Benedicto XVI habría perjurado a sabiendas, habría mentido.

De hecho, esto no es cierto:

La afirmación contenida en las memorias de Benedicto XVI de que no participó en la reunión del Ordinariato del 15 de enero de 1980 es efectivamente incorrecta. Sin embargo, Benedicto XVI no mintió ni hizo una declaración falsa a sabiendas:

En la redacción de las memorias, Benedicto XVI contó con el apoyo de un grupo de colaboradores. Estaba formado por el abogado Dr. Carsten Brennecke (Colonia) y los colaboradores para el derecho eclesiástico El Prof. Dr. Stefan Mückl (Roma), que a instancias de Benedicto XVI examinó los documentos, el Prof. Dr. Helmuth Pree y el Dr. Stefan Korta. Se llamó a los colaboradores porque Benedicto XVI no podía analizar la enorme cantidad de cuestiones por sí mismo en un corto período de tiempo y porque el bufete de abogados encargado del informe pericial formuló preguntas que hacían referencia al derecho canónico, por lo que era necesario un marco en derecho canónico para la respuesta. Sólo se permitió al profesor Mückl ver los documentos electrónicamente, y no se le permitió almacenar, imprimir o fotocopiar ningún documento. A ningún otro colaborador se le permitió ver los documentos. Después de que el Prof. Mückl examinara los documentos digitales (8.000 páginas) y los analizara, el Dr. Korta llevó a cabo un nuevo paso de procesamiento y cometió inadvertidamente un error de transcripción. El Dr. Korta anotó por error que Joseph Ratzinger no estuvo presente en la reunión del Ordinariato del 15 de enero de 1980. Los colaboradores pasaron por alto esta anotación errónea de una ausencia que no se había producido. Se basaron en la falsa indicación introducida erróneamente al no preguntar expresamente a Benedicto XVI si había estado presente en esa reunión. Sobre la base de la transcripción errónea del acta, se asumió en cambio que Joseph Ratzinger no había estado presente. Benedicto XVI, debido a la gran prisa con la que tuvo que verificar su memoria en pocos días, dados los plazos impuestos por los expertos, no se dio cuenta del error, sino que confió en la supuesta transcripción de su ausencia.

No se puede imputar este error de transcripción a Benedicto XVI como una declaración falsa o una «mentira» consciente.

Además, no habría tenido sentido que Benedicto negara intencionadamente su presencia en la reunión: de hecho, el acta de la reunión recoge declaraciones de Joseph Ratzinger. Por lo tanto, la presencia de Joseph Ratzinger era evidente. Además, en 2010 varios artículos de prensa informan -sin desmentirlo posteriormente- de la presencia del cardenal Ratzinger en la reunión. Asimismo, en una biografía de Benedicto XVI publicada en 2020 se afirma: «Como obispo, durante una reunión del Ordinariato en 1980, sólo aceptó que el sacerdote en cuestión pudiera venir a Múnich para someterse a psicoterapia» (Peter Seewald, Benedikt XVI., Droemer Verlag 2020, p. 938).

El informe argumenta que:

El informe de los expertos también acusa a Benedicto XVI de mala conducta en otros tres casos. De hecho, también en estos casos habría sabido que los sacerdotes eran abusadores.

Esto no se corresponde con la verdad, según nuestras comprobaciones, de hecho:

En ninguno de los casos analizados por el informe pericial Joseph Ratzinger tuvo conocimiento de los abusos sexuales cometidos o de las sospechas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes. El informe pericial no aporta ninguna prueba de lo contrario.

En cuanto al caso del sacerdote X. que se discutió públicamente en la reunión del Ordinariato en 1980 sobre el alojamiento que se le debía dar para la terapia, el mismo perito -en la rueda de prensa del 20.01.2022 con motivo de la presentación del informe sobre los abusos- afirmó que no hay pruebas de que Joseph Ratzinger tuviera conocimiento de ello. A la pregunta posterior de un periodista sobre si los peritos pudieron probar que Joseph Ratzinger había tenido conocimiento de que el sacerdote X. había cometido abusos sexuales, el perito afirmó claramente que no hay pruebas de que Joseph Ratzinger tuviera conocimiento. Sólo en la opinión subjetiva de los peritos sería «más probable».

La rueda de prensa está disponible en el siguiente enlace: PK Gutachten “Sexueller Missbrauch durch Kleriker im Bereich der Erzdiözese München und Freising von 1945 bis 2019”

En el minuto 2:03:46 se puede encontrar la pregunta del periodista: «Mi pregunta sigue refiriéndose al caso del sacerdote X. ¿Puede el bufete de abogados probar que el cardenal Ratzinger sabía entonces que el sacerdote X. era un abusador? ¿Qué significa »muy probablemente« en este contexto?» […]

Un experto responde: «[…] Más probable significa que lo suponemos con mayor probabilidad. […]».

El informe pericial no contiene ninguna prueba de una acusación de mala conducta o de conspiración en ningún encubrimiento.

Como arzobispo, el cardenal Ratzinger no participó en ningún encubrimiento de actos de abuso.

El informe alega que:

En sus memorias, Benedicto XVI habría restado importancia a los actos de exhibicionismo. Como prueba de esta afirmación se informa de la siguiente indicación contenida en las memorias: “El párroco X. fue señalado como exhibicionista, pero no como abusador en sentido propio”.

Esto no se corresponde con la verdad, de hecho:

En sus memorias, Benedicto XVI no minimizó el comportamiento exhibicionista, sino que lo condenó expresamente. La frase utilizada como supuesta prueba de minimizar el exhibicionismo está sacada de contexto.

En las memorias, de hecho, Benedicto XVI dice con la mayor claridad que los abusos, incluido el exhibicionismo, son “terribles”, “pecaminosos”, “moralmente reprobables” e “irreparables”. En la valoración canónica del hecho, insertada en la memoria por nosotros los colaboradores y expresada según nuestro juicio, sólo se quiso recordar que, según el derecho canónico entonces vigente, el exhibicionismo no era un delito en sentido restringido, porque la norma penal pertinente no incluía en el caso en cuestión conductas de ese tipo.

Así pues, la memoria de Benedicto XVI no minimizaba el exhibicionismo, sino que lo condenaba clara y explícitamente.

Esta comprobación de hechos fue redactada por los colaboradores en alemán. En caso de que haya discrepancias lingüísticas en el curso de la traducción, prevalecerá la versión alemana.

Prof. Dr. Stefan Mückl – Roma (Derecho Canónico)

Prof. em. Dr. Dr. Mag. Helmuth Pree – “Ludwig-Maximilians-Universität” de Munich (Derecho Canónico)

Dr. Stefan Korta – Buchloe (Derecho eclesiástico)
Abogado Dr. Carsten Brennecke – Colonia (Derecho a la libertad de expresión)

SOSTIENI INIZIATIVE MISSIONARIE!
Con il tuo 5 per 1000 è semplice ed utilissimo.
Sul tuo 730, modello Unico, scrivi 97610280014

Carta del Papa emérito Benedicto XVI acerca del informe sobre los abusos

La guerra que todos tememos estalla (Carta de la Madre Teresa a Bush y Saddam)