Detener la Subrogación Ahora

Somos hombres y mujeres de diversos orígenes étnicos, religiosos, culturales, y económicos de todas las regiones del mundo. Nos unimos con la finalidad de expresar nuestra preocupación por las mujeres y niños que son explotados por medio de la subrogación y el embarazo de contrato.
Juntos afirmamos el profundo anhelo que muchos tienen para ser padres. Sin embargo, no se deben de sobrepasar límites con tal de conseguir lo que se quiere. Es por esto que existen los derechos humanos, los cuales proporcionan información clara que describe dichos límites. Afirmamos que la subrogación se debe de parar, ya que es un abuso grave de la mujer y los derechos humanos de los niños.
La subrogación generalmente consiste en explotar a mujeres de bajos recursos que harían lo que sea por generar dinero, y las personas de altos recursos aprovechan de sus circunstancias para hacer uso de su cuerpo. Una de las partes negativas de estos acuerdos es la falta de información. A esto nos referimos a diferentes puntos: no se les da un pago justo que cubra los servicios que esto requiere. No son informadas sobre los riesgos a corto y largo plazo que su cuerpo puede sufrir. Aparte de no estar enteradas de los cuidados personales que deberían de tener, ya que su cuerpo está siendo sometido a cambios drásticos que se deben de tomar en cuenta.
El proceso médico para la subrogación trae consigo riesgos tanto para la madre subrogada, como para la madre genética, y el embrión que es sometido a técnicas de reproducción asistida. Los riesgos para las mujeres incluyen el síndrome de híper estimulación de ovario (SHO), torsión ovárica, quistes ováricos, dolor pélvico crónico, menopausia prematura, pérdida de la fertilidad, cánceres reproductivos, generación de coágulos sanguíneos, enfermedades renales, infartos cerebrales, y, en algunos casos, la muerte. Las mujeres que quedan embarazadas con óvulos de otra mujer están en mayor riesgo de preclampsia e hipertensión arterial. Los niños creados por medio de tecnologías de reproducción asistida, como la subrogación, también se enfrentan a riesgos de salud que incluyen: parto prematuro, muerte fetal, bajo peso al nacer, anomalías fetales, y presión arterial alta.
Un embarazo subrogado rompe intencionalmente el vínculo materno natural que se produce en el embarazo. Dicho vínculo biológico entre madre e hijo es innegablemente íntimo, y al ser interrumpido, se crean repercusiones duraderas en ambos lados. Malamente, existen lugares donde la subrogación está legalizada, y por lo tanto institucionalizada. Creemos que la práctica de la subrogación comercial es equivalente a la compra y venta de niños. Incluso en casos donde la subrogación se da sin fines comerciales, es decir, como un servicio “altruista,” deben de ser prohibidos, ya que sigue siendo una práctica que somete a la mujer y al embrión en riesgos fatales.
Por cada uno de dichos puntos expresados anteriormente, creemos que la subrogación es un acto que debe de ser castigado por la ley, ya que es una amenaza contra vidas inocentes y se presta para el abuso del cuerpo de otra mujer. Los hijos se dan de una manera plenamente natural. No es algo que se consigue como un deseo; una vida es mucho más que eso. Hoy en día la gente se olvida de los procesos naturales y óptimos para crear una vida, y por esto comienzan las ideas de heterosexuales, homosexuales y solteros por elección de “conseguir” un hijo sólo por un deseo. Juntos le pedimos al gobierno y líderes de la comunidad internacional que nos unamos a trabajar para poner fin a esta práctica.

Fuente: Stop Surrogacy Now

Aiuta con un piccolo contributo
con PayPal Bancomat o Carta di credito: